martes, 28 de octubre de 2008

Libertad lingüística

España es un pais multicultural y multilingüístico, pero no multinacional. Tener el marco de una lengua y una cultura común es lo que suelen poner como escusa los nacionalistas independentistas para defender esas posturas, así como buscar derechos historicos o remontarse a hace más de 600 años cuando España aún no existía. Debemos recordar que España es la nación más antigüa de Europa, y que sus fronteras peninsulares llevan siglos sin ser variadas.

En todo este tema del nacionalismo independentista, tengo unas cuantas cosas que decir:

1) Los derechos históricos a los que suelen aludir, si no son derechos de todos los españoles, son privilegios. Si se está de acuerdo con la igualdad, en vez de crear ministerios sin competencias deberían hacer esfuerzos por garantizar los derechos de todos y luchar contra la injusticia de los privilegios de unos pocos.
2) La cuestión historica quedo zanjada con la Constitución de 1978, constitución de todos los españoles y que está por encima de todos. Nos guste o no, tenemos que cumplirla porque marca las reglas del juego democrático, y si no estamos de acuerdo, la podemos cambiar. La constitución tiene mecanismos para ser modificada.
3) El español es lengua oficial de todo el Estado Español, y todos los españoles tenemos derecho a usarla en cualquier marco, así como el deber de conocerla.
4) Si el territorio de una nación es el territorio donde se habla una lengua, la nación española estaría formada por todo su antiguo imperio, aunque si se piensa esto, es entonces cuando se entiende el interés por hacer desaparecer el español de Cataluña, Euskadi, Galicia, Baleares y Valencia.
5) ¿Hasta donde una constumbre o cultura común es suficiente para ser nación? ¿Cada población que tiene una fiesta distinta al resto es una nación? ¿un barrio con fiestas propias diferentes a los del resto de la ciudad es una nación?
6) ¿Qué significa nación de naciones? ¿Cabe más de una nación dentro de una nación?

Todo esto lo digo por ciertas noticias que han aparecido ultimamente en prensa, como el desprecio desde la educación a la lengua española en los libros de texto de Galicia y Cataluña, o las presiones del Gobierno de las Islas Baleares a Air Berlin para que la lengua de sus vuelos sea el catalán.

Sobre lo primero me parece indignate el hecho de que los ciudadanos no tengan derecho a ser educados en español, ya que los derechos son de las personas y no de las lenguas. Además, se arremete contra el español como si fuera sinónimo de franquismo... ¿como hablar una lengua puede ser significar algo asi? Es que es para reirse por no llorar, como decia el artículo anterior.

Claro, que no me cabe duda de la intencionalidad de estas medidas, que no es otra que adoctrinar a la población, desde las escuelas, a que voten al partido que actualmente gobierna. Esta idea se reafirma con la inclusión de la asignatura "Educación para la Ciudadanía", que tan de moda está últimamente.

Sobre el tema de Air Berlín, la constitución le recoge a la compañia su derecho a expresarse en español, y no por eso debe ser boikoteada una compañía privada. El estado no debería entrar en esos asuntos de una compañia privada, ya que ese intervencionismo solo hace espantar a futuras empresas que quieran invertir en España.

Desde aquí solo pido LIBERTAD. Libertad para poder hablar la lengua que desee. Libertad para poder educarme y ser atendido en la lengua que desee. Libertad para poder usar la lengua que desee en mis empresas... Es decir, LIBERTAD LINGÜISTICA, porque soy yo como ciudadano quien tiene derechos, y no una lengua. Y bien alto quiero decir NO a la DICTADURA LINGÜISTICA que nos intentan imponer, ya que estoy en contra de toda dictadura sin importarme el marco o signo político.

Además aprovecho para dar mi apoyo al MANIFIESTO POR UNA LENGUA COMUN y pedir vuestro apoyo. El manifiesto no arremete contra otras lenguas, solo pide que no se arremeta contra el español y que los ciudadanos tengamos derecho a esa libertad lingüistica que mecioné anteriormente.

Icu


P.D.: Para apoyar el manifiesto, pulsa aquí.

1 comentario:

Chema dijo...

Efectivamente, tal y como apuntas en tu artículo, este fenómeno actual de los nacionalismos que se extiende por diversas zonas peninsulares, actúa como un arma de doble filo, con un doble rasero, pues de un lado reivindica a pleno pulmón ese multilingüismo existente en España, concretado en nuestra Constitución, que genera derechos a la ciudadanía de poder expresarse, además de en la lengua oficial del Estado, en las lenguas co-oficiales, como son el catalán, el euskera o vascuence y el gallego, y de otro restringe los derechos de esa misma ciudadanía que, en territorios con lengua co-oficial, desean expresarse en español, lengua oficial del Estado igualmente válida y cuyo conocimiento es, según nuestra Carta Magna, un derecho y un deber.

Así pues, se emplea esa reivindicación, como tantas otras, para conseguir privilegios para los territorios en donde gobiernan, incumpliendo los más esenciales principios y preceptos constitucionales como son el derecho de igualdad (art. 14) y el que establece la lengua oficial del Estado, que sigue siendo, pese a que a muchos les pese, el español.

Con todo, se siguen pisando los derechos civiles de los ciudadanos que quieren escolarizarse en español, de los que desean rotular un anuncio de un comercio en español, o de los que desean acceder por oposición al empleo público y no dominan la lengua co-oficial, aunque sean perfectos conocedores de la oficial estatal.

Asistimos a un claro fenómeno de radicalismo político, de ruptura con el consenso del 78, de incumplimiento de la legalidad estatal, una y otra vez y en tantos ámbitos y áreas, y de una gran farsa que se sostiene únicamente en la consecución de privilegios para unos pocos, en menoscabo del resto, pero que tarde o temprano deberá caer por su propio peso a la luz de las exigencias de una sociedad democrática e igualitaria.